La decepción democrática


…Y a la era en la que no se votaba…o se votaba con listas cerradas y bloqueadas, le sucedió otra en la que, como en el XIX, los caciques de turno administraba los votos: decidía de antemano quiénes tenían que ganar, quiénes habían sido designados en las alturas para a salir elegidos, “preparaban” la votación, compraban voluntades, hacían recomendaciones y presiones, telefónicas o personales, previas para cerrar lo que formalmente vendían como limpieza democrática; …y algunos jóvenes recién llegados a la política se apresuraron a aprender y ejercitar lo mas viejo y sucio de las corrupciones democráticas; y los corporativistas vieron su oportunidad y se pasaron por colocar a sus jefes y jefas… y al final nada había cambiado. Solo quedó decepción…