La Misoginia en las Europeas

SÁBADO, 17 DE MAYO DE 2014
JUAN ORTIZ

Cañete en representación de la derecha española utiliza un argumento pueril y digno del más recóndito patriarcado patrio. No solo discrimina intelectualmente a todas las mujeres, sino que en un mismo arranque de superioridad, viene a decir que si no hubiera tenido a Elena Valenciano enfrente o a otra fémina, hubiera sido él mismo y que al igual que su compañera de filas Aguirre “Se da miedo a si mismo”, esto de darse miedo a si mismo empieza a ser muy frecuente en la derecha española.

Y todo esto para intentar disculpar que la Sra. Valenciano ganó el debate por goleada.

Pero no solamente esta derecha rampante utiliza conceptos como “superioridad intelectual” de un hombre en comparación con una mujer, cosa que en si misma es aberrante, sino que utilizan indirectamente razones clasistas y elitistas, como los términos utilizados desde algunas sedes del Partido Popular en los siguientes términos: “La telefonista está siendo barrida por el abogado del estado”.

Personalmente ni siquiera entiendo como a estos personajes les dejan entrar en un Parlamento Europeo sea cuál sea el resultado electoral. Pero en todo este bochorno intelectual, clasista, elitista y sobre todo rancio, apolillado y casposo, es que la democracia es un gran sistema, dado que permite a una mujer que fue telefonista, es decir, una trabajadora normal y corriente, no solamente debatir y confundir a un señor poderoso, a todo un abogado del estado, empresario de éxito, sino que además con personas como la Sra. Valenciano representando los intereses de los españolitos de a pie, estamos más tranquilos y más seguros, sobre todo porque es del pueblo, pertenece al pueblo y representa al pueblo.

En general todos los comentarios presuponen el machismo de Cañete, no tengo demasiado claro si es más machista que misógino. Generalmente se piensa que un hombre misógino odia a las mujeres, la realidad es que tienen miedo inconsciente y profundo a la figura femenina.

Sin entrar en muchas disquisiciones esta derecha lo que quiere es que la mujer estén en la casa y con la “pata quebrá”. En un mundo globalizado, una sociedad abierta y buscando mayores cotas de libertad para todos los seres humanos, nos encontramos con un bochorno del cuaternario.

Solo por este tema los ciudadanos deberíamos votar en masa, para que quiénes nos represente sea lo más normal posible, haya sido telefonista, camarera o electricista. Si solo dominan el sistema las élites esto no tiene solución. Por lo tanto que la Sra. Valenciano trabajara de telefonista, a mi, personalmente me da bastante seguridad.