PROPUESTAS CONTRA ANDALUCÍA

Entre las propuestas que están surgiendo estos últimos meses sobre la organización territorial del estado y la necesidad de una nueva reforma constitucional me ha llamado la atención la que defendió días atrás el aspirante a liderar el PSOE, Pedro Sánchez, en un acto en Barcelona, cuando precisó refiriéndose a ella que “debería apostar por un federalismo asimétrico que abogara por un “trato fiscal especial” para Catalunya.

Conozco el proceso autonómico andaluz desde sus cimientos preautonómicos, negocié en su día, representando al PSOE, los Acuerdos Autonómicos derivados de los pactos de la Monclóa y desempeñé la Secretaría Federal de Autonomía, accediendo posteriormente a la Secretaría de Estado para las CC.AA. Todo ello explica que esta propuesta me llenara de preocupación e inquietud, consciente su incompatibilidad con el Estatuto de Autonomía de Andalucía. No me extraña que suscite la imagen de “un torpedo en la médula espinal de nuestra autonomía”.

El motor de la autonomía andaluza fué la voluntad manifiesta de conseguir una autonomía plena, en pié de igualdad, con las autonomías que habían accedido por la vía del artículo 151. El preámbulo del Estatuto y el artículo segundo se refieren a ello en estos términos: “Las manifestaciones multitudinarias del 4 de diciembre de 1977 y el referéndum de 28 de febrero de 1980 expresaron la voluntad del pueblo andaluz de situarse en la vanguardia de las aspiraciones de autogobierno de máximo nivel en el conjunto de los pueblos de España. Desde Andalucía se dio un ejemplo extraordinario de unidad a la hora de expresar una voluntad inequívoca por la autonomía plena frente a los que no aceptaban que fuéramos una nacionalidad en el mismo plano que las que se acogían al artículo 151 de la Constitución”. (…) “Andalucía ha sido la única Comunidad que ha tenido una fuente de legitimidad específica en su vía de acceso a la autonomía, expresada en las urnas mediante referéndum, lo que le otorga una identidad propia y una posición incontestable en la configuración territorial del Estado”[…] “El Estatuto de Autonomía aspira a hacer realidad los principios de libertad, igualdad y justicia para todos los andaluces, en el marco de igualdad y solidaridad con las demás nacionalidades y regiones de España” (artic 2).

Todo el Estatuto andaluz está preñado de esta filosofía de equiparación que gira sobre un eje de igualdad solidaria: “En España existen singularidades y hechos diferenciales. Andalucía los respeta y reconoce sin duda alguna. Pero, con la misma rotundidad, no puede consentir que esas diferencias sirvan como excusas para alcanzar determinados privilegios. Andalucía respeta y respetará la diversidad pero no permitirá la desigualdad ya que la propia Constitución Española se encarga de señalar en su artículo 139.1 que todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del territorio del Estado” (Preámbulo).

Si proseguimos la lectura del articulado, observaremos que en los principios generales de la Hacienda de la Comunidad Autónoma, artic. 175, se insiste en que quede garantizado el principio de igualdad en el acceso y prestación de servicios y bienes públicos en todo el territorio español; y en cuanto a las relaciones de la C.A., con la Administración financiera del Estado, se afirma que “…se valorará el impacto financiero, positivo o negativo, que las disposiciones generales aprobadas por el Estado tengan sobre la C.A.,(…)

En fin, creo que un análisis atento de nuestro Estatuto de Autonomía demuestra claramente que no es compatible con esta propuesta de federalismo asimétrico de fiscadidad especial y que, de llevarse a efecto dicha reforma constitucional, la autonomía andaluza sufriría cambios y encajes diversos, tendría que reclamar compensaciones, para obtener de todo ello un resultado que no nos beneficiaría.

A día de hoy mi preocupación aumenta al conocer que es precisamente este candidato el que ha recibido el mayor número de avales de Andalucía, ¿Conocían los afiliados, cuando le avalaron, que su oferta disminuye seriamente nuestra autonomía? (La respuesta es, no). ¿Rectificará el candidato? ¿Cómo interpretar sus alhagos continuos al Gobierno de la Junta de Andalucía, con este golpe bajo, inadmisible.

María Izquierdo Rojo ,
Diputada Constituyente y ex-Secretaria de Estado para las CC.AA.