Diferencias Mujer

Según Judy B-Rosener al describir las diferencias en los estilos de liderazgos: los hombres tradicionalmente realizan “liderazgo transaccional”, es decir, tienden a actuar como distribuidores de premios y castigos. Las mujeres son mas propensas a utilizar una “transformación” de estilo, ya que tienden a compartir el poder y la información con sus subordinados, y fomentar la toma de decisiones participativa.

2010: La Educación


La educación, nuestra “principal herramienta” para mejorar el modelo económico y “hacerlo más sostenible”.

La crisis “golpea” en menor medida a las personas más formadas :
Pacto por la educación.

Las fortalezas de Andalucía: infraestructuras, las empresas “innovadoras”, los trabajadores, la investigación de las universidades… “Andalucía está mejor preparada que nunca lo estuvo para construir el futuro que queremos”.

(Con Griñán)

Perspectiva de género para las medidas anti crisis

http://www.mediosygenero.com/

¿ Mas ladrillo para salir de la crisis? ¿ Se piensa en las mujeres como destinatarias del beneficio de los nuevos fondos anti crisis?

Los Fondos anti crisis se están canalizando hacia unos proyectos de construcción que apenas revierte en empleo de mujeres: ¿ por qué no se hacen mas escuelas infantiles?

Las medidas para salir de la crisis y cambiar el modelo productivo no deberían centrarse de nuevo en la construcción, en el automóvil etc…sin incidir suficientemente en infraestructuras sociales de educación o de salud.

Nuestra Constitución cumple 31 años

Lo hemos celebrado con los escolares del Colegio Público Gómez Moreno

En el salón de actos, lleno de niñas y niños, a cual mas despierto y atentos, preguntando muy bien en el coloquio; con el Director del centro,  Antonio, junto a otros profesores. Mi presentación corrió a cargo de Mª José Castilla García, representante del PSOE en la Junta de Distrito del Albaycín que fue quien se ocupó de convocarnos a esta entrañable fiesta de cumpleaños de nuestra Constitución   .

Elecciones Europeas 2009

Podemos

Después de formar parte del Parlamento Europeo durante tres legislaturas consecutivas, hay algo que ha quedado muy grabado en mí y que quiero decir “alto y claro”, al comienzo de esta campaña electoral tan reñida: la fuerza que aportemos los socialistas, ahora más que nunca, es decisivamente necesaria para Europa y para Granada.

La cámara europea resulta ser una enorme caja de resonancia donde se tratan los problemas mas graves y difíciles del mundo; hoy día tiene una gran importancia y cada vez mas poder; es muy activa y trabaja febrilmente con calendarios muy cargados; ahora bien, lo que no todos saben o llegan a constatar es que, en la inmensa mayoría a de esa ingente cantidad de votaciones (del orden de un noventa por ciento), la polarización en la emisión del voto de los eurodiputados es total. Así habitualmente y en las decisiones mas importantes, la cámara se divide claramente en dos únicas posiciones: las de los conservadores y liberales, que votan juntos políticas excluyentes, selectivas en provecho de unos pocos; y frente a ellos, la otra opción de los socialistas europeos, que votamos a favor de esas políticas sociales y de progreso que tanto vienen beneficiando a regiones como Andalucía. Una polarización que únicamente llega a más complejidad en algunas votaciones de defensa medioambiental en las que, con frecuencia, hay coincidencia de socialistas y verdes.

También tengo que decir que “esta partida/o política/o europea/o” se juega allí “fuerte y sin contemplaciones”, favoreciendo derechos, recortes sociales o financiación, según quién sea el ganador: De forma que tenemos una gran responsabilidad en incentivar la participación en la renovación de estas instituciones que tanta influencia ejercen en las políticas económicas, sociales, de desarrollo sostenible y de empleo.

Por ello, cuando se tiene esta evidencia de nuestro papel decisivo en el avance y progreso que viene experimentando Andalucía, gracias a nuestro voto en Europa; cuando sabemos, por los datos obtenidos desde que España se integra en Europa ( por firma de nuestro gobierno socialista) que son justamente estas políticas europeas las que más han repercutido en el progreso de Granada y su provincia, sentimos muy de cerca que nos toca redoblar esfuerzos para conseguir una “presencia fuerte” capaz de llevar a efecto los trascendentes retos que tenemos ahora, en presente:

· Hacer evolucionar la ciudadanía, que fue un logro de los socialistas españoles, hacia una dimensión social y de bienestar.

· Combatir la pobreza, la lucha contra el hambre, la apuesta por la paz, la legalidad y las relaciones multilaterales.

· Aumentar la democracia participativa y hacer que el ciudadano sea el núcleo de nuestra política.

· Emprender un nuevo modelo económico sostenible.

· Impulsar un pacto por el empleo.

· Llevar a efecto “Acuerdos sociales, económicos y políticos” con todos los actores, que rescaten y saneen el sistema financiero y que aumenten la inversión pública generadora de empleo, que avancen la cohesión social.

· Hacer políticas de beneficio a las personas, con más formación; más y mejor investigación e innovación; empleos de calidad.

· Reformar los mercados financieros.

· Desterrar el pensamiento neoconservador y de la derecha liberal que ha provocado la crisis actual. Restaurar la confianza y ofrecer expectativas de futuro.

· Combatir el capitalismo de casino; ganar una mayoría progresista que garantice que no sea el mercado quien gobierne la sociedad.

· Proseguir las políticas de igualdad en la diversidad.

· Defensa de un medioambiente sostenible, con políticas de aplicación trasversal; energías renovables, ahorro y eficiencia energética.

· Impulsar la “economía verde”, apoyando a las empresas y las energías verdes.

· Reforzar la protección social.

· Fomentar y gestionar políticas migratorias que sean humanas y solidarias, de cooperación y reciprocidad con los países emisores, y de lucha contra el tráfico de personas.

· Apoyar un nuevo compromiso social en Europa para la mejora de salarios y pensiones.

· Avanzar en la integración europea y en la unidad política.

Necesitamos una mayoría socialista, progresista y, en definitiva, europeísta, en la Eurocámara, para que Granada continúe avanzando. En esta campaña, los socialistas de Granada vamos a contribuir a ello, reforzando nuestro esfuerzo.

María Izquierdo Rojo

8 de marzo: Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras  

La incorporación de las mujeres a las tareas públicas es uno de los hechos más modernizadores y trascendentes de las democracias del XX y XXI, por ello hoy resulta una buena ocasión para  celebrar este gran acierto y enriquecimiento de  la representatividad social. Para valorar el alcance de la llegada a las decisiones de esta otra mitad del género humano tan diferente. y  creativa.

Reflexionar sobre lo que va a suponer esta presencia es abrir perspectivas muy esperanzadoras dentro de una trayectoria, en la que hemos avanzado mas y mejor de lo que nunca pensamos  y en la que se está produciendo, serenamente, la mayor transformación social de las políticas de igualdad del ser humano.

Es cierto que en este largo camino que tantos años y trabajo nos está costando, sólo hemos comenzado a dar  los primeros pasos: Hemos llegado a la presente normalización  o paridad,  a través de las “políticas de igualdad” que necesitamos seguir manteniendo; a través de la  igual consideración y trato entre hombres y mujeres;  a través de la participación política como derecho democrático de la persona, indistintamente de que ella sea hombre o mujer.

Pero una vez alcanzada la presencia institucional equilibrada, es ahora cuando comenzamos a entrever su enorme potencial de cambio: su esperanzadora realidad diversa; la diferente impronta que le dan  representantes y gestores; o sus nuevos modelos y actitudes de cooperación hombre-mujer.

Celebremos hoy esta nueva dimensión política que abre la  participación de las mujeres en las instituciones, cargos y asociaciones  porque, de la mano de su incorporación, llegan las mejores perspectivas de acción conjunta en las diferentes facetas de la vida pública.

.

María Izquierdo Rojo

Mujeres en política

La incorporación de las mujeres a las tareas públicas es uno de los hecho mas trascendentales y modernizadores de las democracias del XX y XI. En una conmemoración como la de hoy sobre Las Mujeres Trabajadoras, todos podríamos celebrar sin temor a equivocarnos el gran acierto que supone este enriquecimiento de la representatividad política y la importancia de la llegada a los cargos de decisión de esta otra mitad del género humano, tan diferente. y creativa. Hablar de lo que puede suponer para la política esta novedad decisiva es abrir perspectivas muy esperanzadoras dentro de una trayectoria en la que hemos avanzado mas y mejor de lo que nunca pensamos, y en la que se está produciendo, serenamente, una gran transformación social de las políticas de igualdad del ser humano.

Claro que en este largo camino que tantos años y trabajo nos ha costado, sólo hemos comenzado a dar los primeros pasos y es ahora cuando apenas si empezamos a entrever la dinámica transformadora que contiene: Hemos llegado a la presente normalización o paridad, a través de las denominadas “políticas de igualdad”, a través de la igualdad de consideración y trato entre hombres y mujeres, a través de la participación política como derecho democrático de la persona, indistintamente de que ella sea hombre o mujer.

Pero una vez que estamos alcanzando esta presencia política equilibrada, esta novel composición del sujeto político personal, estamos ya ante la evidente necesidad de adecuar ésta a la realidad de sus representantes y gestores. Estamos ya ante la exigencia de establecer nuevos modelos y actitudes con marcadas distancias respecto al pasado; de prever nuevas instancias de decisión conjunta hombre-mujer ; de trabajar en cooperación el enorme potencial de la diversidad y las diferencias. Los nuevos modelos han de recoger y reflejar las muy diferentes maneras de ser y de querer estar en el mundo y en la política; en definitiva se trata de un proceso que desencadena una dinámica de cambio que mejora la acción política y la va a adecuar a nuestros días.

Posiblemente se pondrán en marcha aquellos “nuevos modelos de decisión conjunta hombre-mujer” previstos ya en algunos foros internacionales hace años y la implementación de muchas políticas con nuevos contenidos y objetivos que derivan de la integración de las diferencias. Creo que el ciudadano hace tiempo que espera algo así de los políticos, espera que seamos capaces de adaptarla al día a día de sus necesidades. Todos mereceríamos que las entidades públicas se pusieran al día y aplicaran cuantas diferencias e innovaciones son enriquecedoras y recogen los cambios operados en este complejo mundo.

La nueva política aportará notables mejoras a las fórmulas tradicionales, tan monolíticamente masculinas y tan desacreditadas. Ahora el reto es invertir lo mejor de las diferencias y hacer que fructifiquen en instancias comunes; ir implantando un modelo conjunto, adecuado a la diversidad del amplio y complejo mundo actual. Este espacio paritario en el que ha de desarrollarse la política en el próximo futuro, está compuesto de hombres y mujeres, ambos, dispuestos a superar los caducos estereotipos discriminadores; políticos-as decididos a implantar nuevas maneras de representar y administrar la cosa pública; una política entendida como un espacio común de representatividad y gobernabilidad compartido por ambos.

Aún en la hipótesis, poco probable, de que en esta nueva etapa de la política paritaria lo único que cambiara fuera la propia presencia de las mujeres, creo que ya sería un buen avance respecto a la precedente, el pasar de una política excluyente y discriminadora de la diferencia (en las sociedades patriarcales y machistas el género femenino tiene la “otredad” de lo diferente) a un espacio político integrador, de convivencia de todos sus miembros. Pero ¿ por qué no confiar en los bienes que pueden derivarse de la milenaria cultura de paz, comprensión y acción protectora de las mujeres? En un estudio de la consultora McKingsey Quarterly en el que entrevistaron a 85 mujeres exitosas de todo el mundo, todas las entrevistadas compartían cinco claves fundamentales: motivación, positivismo, gestión de la energía, buenas conexiones y capacidad de riesgo. A lo cual yo añadiría: sutileza, ingenio, gobernanza, laboriosidad, etc..

En este 8 de marzo del 2009 señalaría pues en conclusión, que la nueva dimensión paritaria y compartida, de hombre y mujeres, en las tareas políticas no se quedará sólo en una cuestión de reparación de su presencia y representación, hecho ya en sí mismo fundamental, sino que inevitablemente va a ir activando e induciendo nuevas transformaciones conducentes a la mejora en el ejercicio de la política.

María Izquierdo Rojo

Profesora Titular de Universidad

Ha sido: Diputada Constituyente, Secretaria de Estado y Erodiputada

Artículo publicado en Granada Hoy, el 7 de marzo del 2009