AFGANAS

Las adolescentes siguen sin poder ir a la escuela.

Crece el matrimonio infantil en Afganistán.

Debido a la pandemia, la llegada del invierno y la crisis humanitaria, se agudiza aún más la situación de pobreza.

La agencia de la ONU estima que el 28% de las mujeres afganas en la franja de edad entre los 15 y los 49 años se casaron antes de la mayoría de edad, e insta a las autoridades de facto a priorizar la reapertura de las escuelas para todas las niñas de secundaria y a permitir que las profesoras vuelvan a sus puestos de trabajo.

( De Noticias ONU. )

La prohibición del aborto… ¡mata!

Esta vez, la tragedia es en Polonia donde el extremismo mata a una joven de embarazada, de 30 años.

El extremismo ideológico mata.

Según Ana Buil Demur con AP, EFE, AFP • 07/11/2021 – 07:35

Nueve meses después de que el Tribunal Constitucional validara la ley que prohíbe el aborto prácticamente en todos los supuestos, Izabela murió en un hospital, por shock séptico, porque los médicos se negaron a practicar un aborto a un feto no viable, esperando que muriera naturalmente.

«Aunque en teoría los médicos podían interrumpir el embarazo porque ponía en peligro la vida de la madre, tenían miedo y esperaron a que el feto muriera de forma natural. Si hubieran actuado antes, esta mujer estaría viva», explica Dorota Loboda, concejala de Varsovia, asistente a la marcha en la capital polaca.null

«Tengo mucho miedo por lo que está pasando. Tengo una hija en edad de maternidad y le aconsejo que no se quede embarazada en este momento», dice Kalina Deniso, profesora y asistente a la marcha de Varsovia.

En Polonia solo está permitido abortar si el embarazo es fruto de una violación o si la vida de la madre corre peligro, aunque algunos grupos ultracatólicos quieren eliminar incluso estos supuestos.

Jefas de Estado y de Gobierno instan a los talibanes a respetar los derechos de las mujeres y las niñas

( Publicada en ElPaís, el 3/9/21).

Un grupo de 11 jefas de Estado y de Gobierno, han instado a los talibanes, en un llamamiento conjunto, a respetar los derechos de las mujeres y niñas afganas y a impedir actos de violencia contra ellas. “Hombres y mujeres somos iguales y nuestros derechos son inalienables e incuestionables”, recalcan las políticas en su manifiesto.

La iniciativa, que partió de la presidenta de Eslovaquia, Zuzana Caputová y la primera ministra de Islandia, Katrin Jakobsdóttir, urge a la comunidad internacional a que siga con atención la situación y vigile los derechos de las personas más vulnerables en Afganistán, después de que el pasado 15 de agosto los talibanes se hicieran con el poder.

A diferencia de otros llamamientos hechos por mujeres a la comunidad internacional, este va dirigido directamente a las milicias islamistas que ya controlan el país.

“Hacemos un llamamiento a los gobernantes actuales y futuros en Afganistán para que respeten los derechos de las mujeres y las niñas y se abstengan de cualquier acción que restrinja sus derechos en áreas como el empleo, la educación, el acceso a la atención médica, la cultura o los cargos públicos”, piden las mandatarias en el texto suscrito, entre otras, por la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern.

Las dirigentes insisten en otro mensaje para los talibanes en que no se ejerza ningún tipo de violencia contra las mujeres. “Instamos enérgicamente a las autoridades afganas a prevenir todas las formas de violencia contra las mujeres o las niñas”.

Las 11 políticas recalcan que, independientemente de las diferencias que pueda haber, “hombres y mujeres somos iguales y nuestros derechos son inalienables e incuestionables”. También prometen a las mujeres y niñas afganas que seguirán de cerca los acontecimientos en su país, que escucharán sus voces y seguirán apoyando sus derechos y oportunidades.

Además de las representantes eslovaca e islandesa, se han sumado al llamamiento la presidenta de Grecia, Katerina Sakelaropulu; las primeras ministras de Dinamarca, Mette Frederiksen; de Estonia, Kaja Kallas; de Lituania, Ingrida Simonyté; de Finlandia, Sanna Marin; de Noruega, Erna Solberg, así como las presidentas de Georgia, Salome Zourabichvili y Moldavia, Maia Sandu.

El Principado distinguirá a quienes lucharon por defender la República

AZAHARA VILLACORTA Gijón Miércoles, 11 agosto 2021, 21:13

La Distinción Especial al Mérito en la Defensa de la Libertad reconocerá a los integrantes del Consejo Soberano de Asturias y León

El Principado sumará a los más altos honores que concede Asturias la Distinción Especial al Mérito en la Defensa de la Libertad, que se entregará en un «acto público solemne» y que reconocerá a las «personas que lucharon por la defensa de las instituciones legítimas de la Segunda República Española y por los valores democráticos durante la dictadura franquista».

Así consta en la propuesta de decreto para dar luz verde al Reglamento de la Ley del Principado de Asturias 1/2019, de 1 de marzo, para la recuperación de la memoria democrática, que precisa que se distinguirá, «entre otros, a los integrantes del Consejo Interprovincial de Asturias y León y del Consejo Soberano de Asturias y León».

El BOPA publicó ayer la resolución de la Consejería de Presidencia por la que se acuerda someter a trámite de información pública esa propuesta de decreto, para que puedan formular alegaciones cuantas entidades y particulares lo deseen en un plazo de veinte días hábiles.

Tres nuevos organismos

Un texto muy esperado por las asociaciones memorialistas que, más de dos años después de su aprobación, desarrolla la Ley de Memoria Democrática del Principado -que salió adelante en 2019 con los votos en contra de PP y Foro- y que, entre otras cuestiones, regula los fines y la información que recogerá un censo de víctimas y desaparecidos, así como los procedimientos que habrá que seguir ante el hallazgo de restos humanos y en su posterior exhumación (que podrá iniciarse de oficio por la propia consejería o a solicitud de los familiares directos de las víctimas), además de los reconocimientos en materia de memoria democrática, como el nombramientos de hijos predilectos y adoptivos.

Pero, además, se regula también la creación de un banco de ADN y de tres nuevos órganos, todos contemplados en la ley autonómica.

En primer lugar, el Instituto de la Memoria Democrática del Principado, cuya dirección tendrá rango asimilado a una jefatura de servicio y que incluye un área de documentación y otra administrativa. Y, dependiente de él, un Comité Técnico para la Recuperación e Identificación de Personas Desaparecidas de la Guerra Civil y la Dictadura Franquista, al que le corresponderá velar por que se cumpla el protocolo previsto para las exhumaciones y cuyos miembros serán nombrados por un periodo de cuatro años, pudiendo ser renovados por dos mandatos mas.

El Comité -que decidirá si se exhuma una fosa o no- estará presidido por la directora general y constituido por un representante del Instituto de Medicina Legal, otro de la Fiscalía, un máximo de cuatro expertos en arqueología e historia contemporánea, una persona del Instituto de la Memoria, otra más propuesta por entidades memorialistas y un secretario con voz pero sin voto.

Y, por último, el Consejo de la Memoria, que elaborará propuestas e informes sobre el cumplimiento de la ley y que contará con un representante por cada partido con presencia en la Junta.

En cuanto a los denominados Lugares de la Memoria Democrática, sus propietarios deberán permitir que se señalicen y solicitar autorización para cualquier intervención. En ellos, «se garantizará la difusión de los trabajos de búsqueda, identificación y exhumación» de restos mortales de las víctimas, «procurando la mayor audiencia posible a la sociedad en general, con especial atención al ámbito académico, especialmente en los niveles de enseñanza media y universitaria».

Gracias por restaurarnos la dignidad.

Por el Presidente, Pedro De Silva

Nuestro casa humana se apoya en los cimientos de unos pocos mitos, cuya vigencia prueba que el cimiento no se ha movido. Es el caso de Antígona, la inmortal heroína evocada por Sófocles que sacrifica su propia vida para dar una sepultura digna a su hermano Polinices. Decimos que es un mito inmortal porque el mandato de dar sepultura digna a los muertos sigue vivo. En Grado un equipo de arqueólogos y restauradores de la memoria trata estos días de hacerlo con los restos de un grupo de personas que hace más de 80 años fueron asesinadas y arrojadas a una fosa tras la ocupación de la zona por los franquistas. Para hacer su trabajo han venido tropezando con toda clase de obstáculos por acción o por omisión. Indigna que todavía haya que explicar que no es solo la dignidad de los muertos, sino la nuestra como humanos, la que el grupo que excava intenta restaurar contra viento y marea.