En tierra de nadie…rehenes del enfrentamiento del régimen de Lukashensko con la UE.

Extracto e la crónica de Ángeles Espinosa, Dubái 14/11/21, El País:

Hasta 10.000 iraquíes se han desplazado a Bielorrusia con la intención de migrar a la Unión Europea (UE) desde que ese país les abrió sus fronteras la pasada primavera, según estimaciones de una ONG iraquí. La desesperación por dejar atrás un Irak que no ofrece perspectivas de futuro les ha hecho caer en una trampa política. El Gobierno de Bagdad lleva dos meses intentado frenar ese flujo, pero sus medidas sólo han encarecido y alargado el viaje.

Fuentes diplomáticas europeas en Bagdad reconocen que “el Gobierno iraquí está tomando medidas para desanimar a quienes intentan viajar a Bielorrusia con el objetivo de migrar a la UE”. No obstante, cuestionan el éxito de estas y aluden a la aparición de rutas alternativas, una preocupación que se extiende a medios humanitarios.

El director de Lutka recuerda que “la migración ilegal desde el Kurdistán iraquí hacia los países europeos ha sido continua desde antes del surgimiento del ISIS”, en referencia al avance del Estado Islámico en 2014. Señala, no obstante, que el flujo a través Bielorrusia empezó “tan pronto como [esta] facilitó el visado a los iraquíes”. Una vez allí, algunos lograron cruzar la frontera, especialmente a Lituania y Polonia, “lo que animó a otros a seguir esa ruta”.

Como resultado, muchos se han quedado atrapados en tierra de nadie, donde se han convertido en rehenes del enfrentamiento del régimen de Lukashensko con la UE.